top of page

Cretinos, hay derechos morales


Querida Doe,


Como esta mañana me ha preguntado por Dahl en el descansillo y estaba todavía un poco dormida como para elaborar nada que tuviese sentido, ahora que me he sentado un rato y conseguido hilar algo, le comparto mis reflexiones.


Hace un tiempo en un foro de la semana del album de la Asociación album, presencié una mesa en la que se discutía si hoy en día Roald Dahl se publicaría. Todos los participantes estaban preocupados por el cariz que el tema de la corrección política estaba tomando y como estaba afectando a lo que se publicaba. Con las noticias de los últimos días, por si había dudas, cada vez está más claro que Dahl hoy en día, no podría publicar su obra. Es más, seguramente no la escribiría. Para qué.


Resulta que se ha liado gorda (quiero decir enorme) porque Puffin Penguin, aconsejado por Inclusive Mind ha decidido hacer algunas "correcciones" en las obras del autor inglés para adecuarlas a los tiempos y para evitar ofender a algunos colectivos. (feos, gordos, mujeres brujas...

Inclusive minds es un grupo de bienintencionadas personas que han consegido hacer negocio de sus buenas intenciones y se dedican a cobrar a los editores por revisar obras para que no ofendan a nadie y conseguir (una vez más) a través de la literatura infantil, un mundo mejor.

Inciso. Aunque no viene mucho al caso, no se si han visto Sillicon Valley, la serie de HBO sobre las tecnológicas donde se rien constantemente del slogan de eso de hacer un mundo mejor. (la recomiendo)


Volviendo a Dahl e Incluisve minds, Su página web reza "Inclusive Minds offer a range of services to help people engaged in all aspects of children’s literature build a new, more inclusive world. We are proud to have a wide range of services and expertise allowing us to provide for everyone, from authors and illustrators, to publishing professionals, editors, and even librarians and teachers."


Este es un viejo tema que implica cuestiones de liberad de expresión pero también y me extraña que nadie haya aludido a ello sobre los derechos de propiedad intelectual, o Copyrights y su fundamentación.

En España el artículo 14 y ss de la ley de propiedad intelectual (los copio al final, por si a alguien le interesan) regulan los derechos morales del autor, que son irrenunciables. y que están por encima de los derechos económicos de explotación. Es decir, el autor, o sus herederos, tienen que respetarlos y pueden hacerlos valer frente a todos. NO pueden renunciar a ellos. y si lo hicieran, correspondería defenderlos al Estado, pues a él corresponde la protección del bien común.


Entre otras cosas, los derechos morales implican el derecho que tiene el autor a la integridad de su obra, que supone que no pueden hacerse modificaciones o alteraciones sobre ella que suponga perjuicio a sus inereses o a su reputación.


Lo que se plantea aquí entonces, es si las alteraciones, modificaciones de las obras de Dahl que pretende Puffin suponen un perjuicio a sus legítimos intereses (cuáles son estos) y/o si suponen un perjuicio para su reputación. Y aquí entramos en el campo de la interpretación. Aunque todo apunta a que las alteraciones que se han hecho son un perjuicio a la (seguro que algunos llaman mala) reputación de Dahl.


Por si alguien piensa que los herederos han permitido las alteraciones porque están preocupados de que la reputación de Dahl pueda verse perjudicada por decir que sus personajes son feos o gordos, la ley también recoge que solo el autor (no sus herederos) puede modificar la obra respetando las exigencias de protección de bienes de interés cultural y solo el autor puede, en el caso de que cambien sus convicciones intelectuales y morales, retirar la obra del mercado (no alterarla y seguir explotándola)


Y esto es así por lo mismo que existen y se protegen los derechos de autor. Para incentivar la creación artística. En su vertiente económica, los llamados derechos de explotación establecen unas condiciones beneficiosas para la creación pero lo hacen porque se considera que, en último término, es la sociedad la que se beneficia de que exista la obra. Y por eso existen los derechos morales y por eso, se anteponen a los derechos económicos, que transcurrido un tiempo (cada vez más largo) se pierden, y la obra entra en el dominio público, es de todos.


Esto que se establece en la legislación española, se recoge también en el Convenio de Berna, un Tratado internacional del que Estados Unidos forma parte, pero que ha excluido la aplicación de la clausula (voluntaria) de los derechos morales. No es de extrañar en una sociedad en la que los derechos inividuales se anteponen a los derechos sociales. Me resulta un poco más sorprendente en el caso de Reino Unido, pero supongo que es hacia donde vamos en todos los países, en los que la presión de los titulares de los derechos de explotación, que no los autores, han conseguido sucesivas reformas para alargar la duración de sus derechos.


En España, (veremos por cuanto tiempo) la ley antepone los derechos morales de autoría e integridad a los derechos económicos de explotación, pero es necesario que además los haga cumplir. Por ahora parece que en el caso de Dahl, no hará falta, porque la editorial Santillana, que es la titular de los derechos en España, ha anunciado que no tiene previsto alterar las obras.


No me cabe duda que los más beneficiados al final con toda la polémica son los herederos y los titulares de los derechos económicos: Sea porque los libros se modifican o porque se quedan como Dahl los escribió, la polémica los ha traído (aunque nunca se habían ido) a todas las noticias y sobre todo a los escaparates de librerías, escuelas... y está haciendo que, tanto todos los defensores de la libertad como los de la corrección política expresarán su rechazo o su aceptación a la medida ,comprando libros como churros, así que objetivo conseguido.


Y los más perjudicados, la creación artística como bien público que es, que pasa a un segundo plano. El mensaje que da es que lo que importa es vender y para eso, tienes que agradar al mercado. Los derechos económicos se anteponen a los morales, los individuales a los colectivos. Pero esto tampoco es nuevo.


Actualización. Veo que hasta la Reina consorte Camilla Parker le ha echado un par de Bowles y ha hecho manifestaciones en contra de la medida y que después de una semana de polémica Puffin ha decidido que Dahl se queda como estaba. Mantendrá las dos versiones. Más ventas y libros a la carta.

Se acaba el tema, todos los defensores se quedan sin todos los eventos de polémica programados y se olvida. A Dahl no se le toca, pero Inclusive minds y organizaciones parecidas o la presión del mercado y la corrección política siguen imponiendo su censura del sí de la que hablaba Ana María Machado y estoy segura de que hoy en día a Dahl si escribiera hoy, no lo publicarían.


Art. 14 LPI

Corresponden al autor los siguientes derechos irrenunciables e inalienables:

4. Exigir el respeto a la integridad de la obra e impedir cualquier deformación, modificación, alteración o atentado contra ella que suponga perjuicio a sus legítimos intereses o menoscabo a su reputación.

5.º Modificar la obra respetando los derechos adquiridos por terceros y las exigencias de protección de bienes de interés cultural.

6.º Retirar la obra del comercio, por cambio de sus convicciones intelectuales o morales, previa indemnización de daños y perjuicios a los titulares de derechos de explotación.

Artículo 15 Supuestos de legitimación «mortis causa»

1. Al fallecimiento del autor, el ejercicio de los derechos mencionados en los apartados 3.º y 4.º del artículo anterior corresponde, sin límite de tiempo, a la persona natural o jurídica a la que el autor se lo haya confiado expresamente por disposición de última voluntad. En su defecto, el ejercicio de estos derechos corresponderá a los herederos.

Artículo 16 Sustitución en la legitimación «mortis causa» Siempre que no existan las personas mencionadas en el artículo anterior, o se ignore su paradero, el Estado, las Comunidades Autónomas, las Corporaciones locales y las instituciones públicas de carácter cultural estarán legitimados para ejercer los derechos previstos en el mismo.


1 Comment


Srta. Doe
Srta. Doe
Feb 26, 2023

Es usted enorme. Gordamente enorme, diría. Lo he disfrutado tantísimo que he sacado unos ganchitos mientras aplaudía cada frase. Gracias por ilustrarme, querida. Disfrazan la corrección política, pero es triste pesetismo... Hace unos meses supe de un nuevo perfil de corrector editorial: el que revisa que los contenidos no agredan a los lectores con temas espinosos... ¿Saben que les digo? A falta de que Dahl pueda levantarse: ¡Váyanse a la mierda! Qué vulgaridad...

Like
cotillas%2520en%2520la%2520escclaera_edi
bottom of page