• Srta. Doe

Peaky Blinders: sangre y rock and roll en Birmingham



My dear: he leído su nota en la puerta. ¿Qué si soy de los Peaky? Tuve que retomar unos apuntes tomados tiempo atrás... En 2013 la BBC estrenaba la historia de esta familia de gángsters, los Shelby, en el Birmingham posterior a la Primera Guerra Mundial. El jefe del clan, Tommy (Cillian Murphy) es un héroe de la Gran Guerra que en el desencanto de la vuelta al hogar busca salida en el negocio de las apuestas ilegales y los amaños de las carreras de caballos. Será solo el comienzo. Las actividades clandestinas, la sangre y el poder de la familia de ascendencia gitana llamará la atención del inspector Chester Campbell (Sam Neill), detective de la policía irlandesa, enviado desde Belfast para limpiar la ciudad.

Estructurada en temporadas de seis capítulos la serie es más que un relato sobre el crimen organizado, en él se mezclan ingredientes de la mafia, la familia, la política, el sexo y un contexto social y económico determinante que acercan la producción inglesa a la norteamericana Boardwalk Empire (2010-2014). Concentra la narración a buen ritmo, perfila secundarios memorables, y hecha mano de una fotografía exquisita (fabulosa carta de presentación la secuencia inicial con el protagonista paseando a caballo en una calle rúa sulfúrica, industrial y brumosa). Junto a ellas destaca la cuidada recreación del Birmingham de aquellos años (en esta búsqueda de veracidad algunos exteriores tuvieron que ser rodados entre Liverpool y Londres) y la selecta y rompedora banda sonora: Pj Harvey, Arctic Monkeys, Radiohead, Royal Blood, Black Keys, The White Stripes o Nick Cave –su voz identifica los títulos de crédito-. Bowie se declaraba fan de la serie y enviaba a la productora un retrato con gorra (imitando la caracterización de los personajes en la serie) para “ofrecer” algún tema del que sería su último trabajo. Finalmente fue incluido en la tercera temporada tras la muerte del artista.

Los Peaky Blinders como tal existieron pero en la década de 1890, la ciudad superpoblada y sumida en la pobreza escondía desde hacía décadas grupos de asesinos que luchaban por el control de las calles. El número de delincuentes, robos y muertes era tal que la policía estaba desbordada. Aquellas bandas sangrientas desaparecieron antes de la Primera Guerra Mundial, sin embargo sirvieron de inspiración, con alguna que otra licencia poética a los Shelby televisivos. Las boinas que dan título a la serie son algo más que una prenda de vestuario, en ellas se esconden las navajas que emplean como arma de defensa. Es posible que a finales del XIX las hojas de afeitar fuesen artículos de lujo, por lo que debemos pensar, esta salvedad surge de la novela A Walk Down Summer Lane de John Douglas de la que la serie también toma apuntes. Una vez más evocación histórica e ficción de la mano.

La versión original regala la voz gélida de Murphy y toda la variedad de acentos de los personajes, a los que algunos espectadores ingleses acusaban muy matizados para atraer a la audiencia estadounidense. El carismático personaje de Tommy marcará el devenir del clan y de la familia: de sus hermanos Arthur (Paul Anderson) y John (Joe Cole), de la tía Polly (la gran dama de teatro inglés Helen McCrory) y de la rebelde Ada (Sophie Rundle). A ellos se irán sumando secundarios como Alfie Solomons (Tom Hardy), Grace (Annabelle Wallis) y Luca Changretta (Adrien Brody) a lo largo de las cinco temporadas emitidas hasta el momento. Estar, estaban planificadas siete, si bien la pandemia paralizó el rodaje de la sexta, así que habrá que aguardar un poco más de lo esperado para ver la siguiente.


Los acuerdos y luchas con otras bandas, con la clase política e incluso con magistrados de la corte discurren de modo fluído en los 30 capítulos emitidos hasta el momento. La tercera la recibí de bajón, pero ya comprenderá porqué. Temía que los ingleses, tan distintos de los yanquis en esto de estirar historias innecesariamente para hacer caja, hubiesen perdido fuelle. No fue así, la cuarta y la quinta nos llevan a los años 30 con acierto. Y, ante su pregunta, miss Racho, la primera temporada cerraba con una de las cartas más hermosas que recuerdo en la pequena pantalla.





Peaky Blinders (BBC, 2013-)

3 comentarios

copyright

  • Instagram