• Spoty Six

Bella y Bestia versión Ruchito

Sra Racho espero que no se enfade, no debería. El otro día me encontré a su Ruchito mayor que me contó que le había Ud. encargado el dibujo del  catálogo de libros para niños, y cerdos, perversos y que además de dibujar, le gusta leer y pintar grafitis. Le estuve leyendo algunas de mis historias y él me regaló una que había escrito y me pintó una pared del piso. La historia, digna de un niño perverso. La pintada, un poco atrevida, para mi gusto, pero resultona.

Había una vez, una bestia que vivía en las montañas. Cada unos cuantos meses bajaba al pueblo y secuestraba a la gente. Nadie sabía que le pasaba a la gente que la bestia capturaba. Algunos decían que vivían con mucho lujo y que la bestia les daba de comer, otros pensaban que iban a pasear ... Pero una sra muy bella pensaba que lo que hacía era comerse a la gente. Un día la sra, que se llamaba Josefa Hernandez, decidió ir a ver que pasaba en la casa de la bestia. Se puso las botas de cocodrilo, una piel de oso, un sombrero de piel de zorro, unos guantes de pingüino y una bufanda de piel de cerdo. La Josepa no protegía mucho que digamos a los animales ... Bueno pues la Josefa fue hasta la cueva de la bestia. Cuando llegó dijo -qué peste, huele a carne en descomposición.- La Josepa entró en la cueva y se encontró con ... un monstruo con manos de pingüino, el cuello de cerdo, el cuerpo de oso, la cabeza de zorro y los pies de cocodrilo. La cueva estaba llena de cadáveres de humanos medio podridos y les faltaban partes de cuerpo, la pierna o la cabeza. La Josefa se asustó mucho e intentó salir corriendo, pero la bestia la agarró por la pierna y dijo: -soy los espíritus de tu ropa hecha de animales, nos hemos juntado para hacerte lo que nos hiciste a nosotros !! pagarás por sacarnos la piel y destriparnos !!!! Cuando terminó de hablar cogió a la Josefa y le quitó la piel, pero sin matarla para que sufriera mucho. Después, la puso en sal (como no tenía piel la sal hace que se seque y duele mucho). cuando la Josepa estaba disecada, le sacó los órganos  y los guardó para la cena. Le metió cartón dentro del cuerpo y la dejó disecada en la sala de estar de la cueva, así cuando vieran la tele también vería a Josepa disecada.



2 comentarios

copyright

  • Instagram